La Pirámide del Éxito

Tomado de la revista Calidad. Escrito por John Wooden y Traducido por Rogelio Carrillo

 

Un día mi profesor de matemáticas de bachillerato, Sr.Shidler, nos pidió que hiciéramos una composición definiendo la palabra éxito. El quería que profundizáramos en el contenido, independientemente si para nosotros significaba hacernos ricos o ganar un juego de baseball. Allí nació mi primera semilla de inquietud sobre el tema.

Más adelante, noté cómo los padres exigían a sus hijos que sacaran A o B en las clases de inglés, aunque no fueran capaces de hacerlo. Para esos padres, A o B se consideraba un éxito, y todo lo demás un fracaso. Es bueno reconocer que la mayoría de nosotros está  en el promedio, y la nota promedio es C. Para esos padres, el que sus hijos sacaran una nota promedio era un verdadero fracaso, aunque esos muchachos lo hubieran intentado hasta el máximo de sus posibilidades. Yo sentía que eso era enormemente injusto.

Aparentemente una C era buena para el hijo del vecino, pero no para el suyo. A mi no me gustó esa forma de medir el éxito o el fracaso. Yo pensaba que si un muchacho trataba con gran esfuerzo de lograr una nota y sacaba una C, eso era mucho más meritorio que uno que sacara B sin esfuerzo alguno; así que comencé a buscar una forma que hiciera de mi un mejor profesor al mismo tiempo de dar a mis estudiantes un sistema de evaluación que fuera mucho más productivo, provechoso, y justo. 

Desde que fuimos muchachos, mi papá nos decía: "No se preocupen demasiado en ser mejor que otros". Si uno no logra comprender esta frase en todo su significado a muchos le parecerá  extraña, por eso papá siembre agregaba: "Traten siempre ser lo mejor que Uds. pueden ser. Aprendan de los demás, sí, pero no traten de ser mejores que los demás. Uds. no pueden controlar eso. En su lugar, traten con gran dedicación y esfuerzo de ser lo mejor que Uds. son capaces de ser. Sobre eso sí que tienen control. A lo mejor llegan a ser mejor que otros, o a lo mejor no, pero eso no es lo verdaderamente importante. Esas eran palabras de gran fuerza. Las recordé al tratar de dar a mis estudiantes algo a lo que pudieran aspirar que no fueran solo altas calificaciones. Manteniendo todas esas cosas en la mente, por allá por 1934 acuñé mi propia definición de éxito: El éxito es la paz mental que nace como resultado natural de la íntima satisfacción lograda al saber que uno hizo lo mejor que pudo para convertirse en lo mejor que uno es capaz de ser.

Pero al final, la única persona que puede juzgar su nivel de éxito es Ud. Si ha alcanzado el verdadero éxito, todo lo que se derive de ese éxito es simplemente una consecuencia ... sea el score, un trofeo, un campeonato nacional, fama o fortuna.

Todo eso es resultado del éxito y no el éxito en sí, indicadores que quizás Ud. logró el éxito en la competencia más importante.

La competencia más importante es esforzarnos para lograr nuestro mejor nivel personal, ese que sí está  bajo nuestro control. Cuando Ud. logra eso, ha alcanzado el verdadero éxito, punto! Ud. ha ganado sólo cuando Ud. sabe con absoluta certeza que Ud. es un ganador.

Todos somos distintos, unos chiquitos, otros grandes, unos gordos y otros flacos, unos rápidos y otros lentos; pero todos tenemos la misma oportunidad de hacer el mejor uso de lo que somos, no importa la situación que enfrentemos.

Ya habiendo definido lo que era el éxito, tenía ante mi una tarea quizás más importante, comprender y poder describir lo que era necesario para alcanzar el éxito, tanto individualmente como en un equipo de basketball, o como integrante de cualquier otro equipo en la vida. Sin esto era como hacer un viaje en carro sabiendo a dónde queremos ir pero sin saber cómo llegar, lo que algunos pueden definir como ir a ninguna parte.

LA PRIMERA PIEDRA.- LABORIOSIDAD

En 1934 comencé poniendo dos puntales muy importantes y poderosos, y hoy los volvería a colocar porque sin ellos no es posible el éxito. Ellos son los bloques más importantes y esenciales en la Pirámide: Laboriosidad y Entusiasmo.

Laboriosidad, puesto en palabras sencillas, quiere decir que uno tiene que trabajar y trabajar duro. No hay substituto para el trabajo. Todas las cosas que valen la pena requieren trabajo y esfuerzo. Retoa quien sea a que me muestre a alguien que haya logrado grandeza sin trabajar fuertemente para lograrla.

Michael Jordan? Mucho más importante que sus habilidades físicas es la forma como ha trabajado incansablemente para vencer sus debilidades. Carl Ripken, Jr.? Igual, y así cualquiera que deseen mencionar que haya logrado éxito personal y grandeza competitiva. Ejecutivos de negocio, médicos, sacerdotes, deportistas, todos ellos comparten una característica común: no solo trabajan con ahínco, sino que disfrutan de hacerlo.

Aunque el trabajo duro es esencial, sólo nosotros sabemos si le estamos poniendo todo lo que debemos. Aquellos que siempre están tratando de buscarle la vuelta nunca lograrán ni siquiera acercarse a tomar conciencia cabal de todo su potencial.

Así que escogí el trabajo como el primer bloque de la Pirámide del éxito. Lo llamo Laboriosidad porque quiero dar el mensaje que es algo más que hacer acto de presencia y simular el trabajo. Mucha gente que le cuenta que ha trabajado muy duro durante todo el día en realidad no lo ha hecho, no al máximo de su potencial.

El trabajo laborioso es la forma más consciente, asidua e inspiradora de trabajar. Es, aparte del deseo, el apetito por trabajar; trabajar duramente es un ingrediente fundamental del éxito. Sin él, no hay donde construir. Ud. puede trabajar sin ser laborioso, pero Ud. no puede ser laborioso sin trabajar.

El SEGUNDO BLOQUE: ENTUSIASMO

En el otro extremo de la fundación de la Pirámide está  mi segundo puntal: el entusiasmo. Entusiasmo significa que a uno le debe gustar lo que hace; nuestro corazón debe estar en ello. Sin entusiasmo no es posible trabajar al máximo de nuestras habilidades.

Esto es cierto en cualquier profesión. Para esa gente que se vive quejando, reclamando lo duro que es su trabajo, el fastidio de trabajar con muchachos, con subalternos; que vive dándose cabezazos contra la pared, es preciso parar de quejarse, reclamar o criticar; simplemente váyase. A lo mejor no puede irse hoy mismo, pero esté claro que eventualmente tendrá  que irse, porque si no le gusta lo que hace, es casi imposible crear entusiasmo por ello.

El entusiasmo es esencial para desempeñarse con laboriosidad. El entusiasmo es la brasa que enciende el trabajo normal y lo transforma en trabajo laborioso.

El entusiasmo se les pega a quienes trabajan con Ud., a todo el que se le acerca. Tener entusiasmo es esencial, especialmente si Ud. es un líder, o si espera transformarse en uno.

El Liderazgo exige entusiasmo. La gente en posiciones de liderazgo tiene muchas responsabilidades. Ellos deben influenciar de manera positiva a aquellos bajo su supervisión. Deben estar interesados en buscar la mejor forma en lugar de hacer las cosas a su modo. Los líderes deben asegurarse que aquellos bajo su supervisión comprenden que ellos están trabajando con el líder, no para el líder. Lo más importante es que el líder debe generar entusiasmo si espera extraer lo mejor de sí mismos y de las personas bajo su tutela. Indiferentemente de si Ud. está liderizando como profesor, como entrenador, como padre, como gerente o como miembro de un equipo, Ud. debe cultivar el entusiasmo. Sin él Ud. no podrá ser laborioso hasta el nivel máximo de sus habilidades. Con él, Ud. estimula a otros para alcanzar ese nivel superior de desempeño.

Así que a ambos extremos de la Pirámide están los dos puntales: Laboriosidad y Entusiasmo. Ud. debe tener la voluntad de trabajar duro y en forma entusiasta. Separados, ambos son fuertes por naturaleza. Juntos, se transforman en una fuerza de poder ilimitado. Ud. necesita esas fuerza dentro de sí; y si Ud. es un líder, pronto inspirará  esas cualidades en otros a través de su ejemplo.

El TERCER BLOQUE: LA AMISTAD

Ninguna estructura es fuerte y sólida a menos que tenga unas fundaciones firmes. Los bloques entre los puntales crean unas fundaciones muy consistentes. Esos bloques son: Amistad, Lealtad y Cooperación.

Para el éxito individual o en equipo, debe prevalecer un nivel de amistad; una fuerza muy poderosa que fluye de la estima mutua, el respeto y la devoción.

No podemos llamar amistad el gesto de alguien que le hace una atención; él o ella solamente están tratando de ser atentos. La amistad es mutua, hacerse el bien unos a otros. No existe una verdadera amistad cuando sólo una parte de la ecuación está  funcionando. Ambos deben estar allí para que la amistad pueda existir.

La amistad toma tiempo y comprensión. Cuando estamos trabajando fuertemente para lograr un objetivo común, será muy raro que alguien se resista a su amistad si Ud. la está  ofreciendo abierta, espontánea y sinceramente, Sin embargo, a lo mejor Ud. va a tener que dar el primer paso, ser lo suficientemente valiente como para ofrecer su amistad.

Hacia el final de la Guerra Civil norteamericana, se estaban llevando a cabo unas reparaciones en la Casa Blanca. Uno de los consejeros que favorecía castigar a los del Sur le dijo a Abraham Lincoln: "Sr Presidente, se supone que Ud. debe destruir a sus enemigos, no hacerlos sus amigos", a lo que Abraham Lincoln contestó : "Es que acaso no estoy destruyendo al enemigo cuando los hago mis amigos".

Lincoln comprendíó. la tremenda fuerza que tiene la amistad. La amistad incluye a otros y le da fuerza a sus fundaciones.

EL CUARTO BLOQUE: LA LEALTAD

Cómo podemos trabajar al máximo de nuestras habilidades a menos que tengamos a alguien o a algo a lo que somos leales? Sólo entonces es que alcanzamos esa paz y esa destreza adicional para realizarnos al máximo de nuestro potencial.

La lealtad hacia y con los que trabajamos es absolutamente necesaria para lograr el éxito. Significa mantener el respeto por nosotros mismos, saber cómo y quienes estamos aliados, y respetar a quienes trabajan con nosotros. El respeto fortalece la lealtad.

Yo luchaba por un alto nivel de lealtad en todos mis equipos, desde Indiana hasta UCLA. La lealtad es una fuerza cohesiva que forja a los individuos a desempeñarse como un equipo.

La lealtad es muy importante cuando las cosas se ponen difíciles, como sucede con frecuencia cuando aumenta el reto que nos enfrenta. Lealtad es esa poderosa fuerza que nos propulsa a nuestros mayores logros individuales y como puntales del desempeño superior de un equipo.

EL QUINTO BLOQUE: COOPERACION

La única forma de alcanzar el máximo potencial de un grupo es tener cooperación a todos los niveles. Esto significa trabajar juntos en forma organizada para alcanzar nuestra meta común. Para lograr cooperación debemos primero dar cooperación.

Ud. no es la £nica persona con buenas ideas. Si desea que lo oigan, escuche. Trate constantemente de encontrar la mejor forma en lugar de insistir en que las cosas se hagan a su forma.

Todo esto requiere cooperación. Ella faculta a los individuos a moverse juntos hacia adelante, a moverse en la misma dirección en lugar de deambular en diferentes direcciones. Diez poderosos caballos pecherones no podrían mover el cochecito de un bebé si todos trabajan independientemente unos de otros, no importa cuán fuertes cada uno de ellos pueda ser a título individual. El cochecito no se moverá ni un  ápice sin la mutua cooperación.

EL SEXTO BLOOUE: AUTO-CONTROL

Así como ning£n edificio puede ser mejor que sus fundaciones, ningún individuo es mejor que sus fundamentos mentales. Los primeros cinco bloques son una base consistente sobre la cual construir el éxito. Sobre este apoyo ubicaremos los cuatro bloques siguientes: Auto-Control, Mantenerse Alerta, Iniciativa e Intención.

El Auto-control es esencial para la disciplina y el dominio de las emociones, para nuestra propia disciplina y para la disciplina de aquellos bajo nuestra supervisión.

Ud. no puede funcionar física y mentalmente a menos que sus emociones se mantengan bajo control. Por eso es que yo no acostumbraba a dar discursos emocionantes antes de los juegos para crear un pico de emociones momentáneas. Más bien prefería mantener un proceso gradual de incremento en los logros y las emociones. Para cada pico que uno crea, existe el subsiguiente valle. No me gustan los valles. El Auto control brinda estabilidad emocional y pocos valles.

Recuerden que disciplinar a otros no es castigarlos. Uno disciplina para ayudar, para mejorar, para corregir, para prevenir, no para castigar, para humillar o para vengarse. Cuando uno castiga uno antagoniza, y no es posible obtener resultados positivos con gente que se le opone.

El Auto-control es esencial para evitar antagonizar a otros.

Cuando Ud. pierde el control de sus emociones, cuando su auto-disciplina se resquebraja, su juicio y su sentido común sufren. ¨Cómo va Ud. a desempeñarse al máximo cuando su juicio está comprometido? Muchos años antes de que ganáramos un campeonato vencí el desaliento no viviendo en el pasado. Para hacer lo mejor en el futuro uno tiene que trabajar en el 11 ahora". Quedarse en el pasado lo limita para hacer lo que debe hacer en el presente.

La quejadera, la chilladera, la lloradera y la excusadera lo excluye del presente; y es allí donde el auto-control entra.

El auto-control lo mantiene en el presente y le abre las puertas del futuro, luche por mantener su auto-control.

El SEPTIMO BLOQUE: MANTENGASE ALERTA

Mantenerse Alerta es el siguiente bloque en la Pirámide. Siempre hay algo que está  sucediendo a nuestro alrededor que nos brindar  conocimiento si estamos alertas para darnos cuenta. Con demasiada frecuencia nos perdemos en nuestra propia visión de túnel y perdemos la oportunidad de ver las cosas que están allí para ser aprovechadas, para ser aprendidas.

Mi héroe americano favorito es Abrabam Lincoin. Lincoln era un hombre alerta quien acostumbraba a decir que nunca había conocido a nadie de quien no hubiera podido aprender algo, aunque la mayoría de las veces era algo que no debía aprender. Eso también es aprendizaje y hay que estar alerta para aprovecharlo.

Si nos esforzamos para ser lo mejor que podemos, estar alertas hará  las cosas mucho más fáciles. Sea un permanente observador, rápido para detectar el punto débil para corregirlo o aprovecharlo, según sea el caso.

OCTAVO BLOQUE: INICIATIVA

Jamás tema fracasar. La Iniciativa es tener el coraje de tomar decisiones y tomar acciones. Tengan en mente que una que otra vez vamos a fracasar, y esto debe estar claro para ustedes. Ninguno de nosotros es perfecto. Pero si uno tiene miedo al fracaso, jamás hará  las cosas que está  en capacidad de hacer.

Siempre les hacía esta advertencia a mis equipos, "Respete a su oponente, pero no le tema. Uds. no tienen nada que perder si se han preparado al máximo de sus habilidades."

Nunca teman al fracaso, el fracaso es algo de lo que debemos aprender. Cuando ustedes tienen iniciativa, entonces pueden vanagloriarse que han vencido el miedo.

EL NOVENO BLOQUE: INTENCION

El noveno bloque del segundo nivel de la Pirámide del éxito es la Intención. Podría decir que también se llama Determinación, o Persistencia, Tenacidad, o Perseverancia.

Lo que significa es la habilidad para resistir a la tentación y mantenerse en el rumbo, de concentrarse en sus objetivos con determinación y decisión.

Impaciencia es querer demasiado, demasiado pronto. Intención no significa querer algo, significa hacer algo.

La ruta al verdadero logro toma tiempo, mucho tiempo, pero uno no se da por vencido. Tendrá obstáculos y fracasos. Quizás hasta tenga que comenzar de nuevo. A lo mejor tiene que cambiar sus métodos; irse alrededor de los obstáculos, por encima de ellos, o por debajo. Es posible que tenga que retroceder y comenzar con otro pie, pero no se va a dar por vencido; Ud. se mantiene en el curso. Para poder hacer esto, debe tener "Intención".

Quisiera darles un pequeño ejemplo de lo que quiero decir. En 1948 fue que comencé a enseñar basketball en UCLA. Cada hora de práctica significaba trabajo duro y exigente. Cada día de práctica trabajamos muy duro. Cada temporada era también duro trabajo. Por 14 años trabajamos duro y no ganamos ni un campeonato nacional. Sin embargo, ganamos el campeonato nacional el décimo quinto año, y otro el décimo sexto ... y ocho más en los siguientes 10 años.

Sea persistente, Sea determinado, sea tenaz. Esté absolutamente determinado a lograr su meta, eso es Intención. Si Ud. tiene la intención y sus habilidades se lo permiten, eventualmente Ud, alcanzar el tope de la montaña.

El DECIMO BLOQUE: CONDICION

En el tercer nivel puse lo que considero el corazón de la Pirámide. A simple vista pareciera que se refiere solamente al aspecto deportivo, pero no es así. La características personales del tercer nivel se aplican en forma general tanto los individuos como a todo tipo de equi~po. Estos bloques son: Condiciones, Destreza y Espíritu de Equipo.

Ud. debe estar en condiciones para lo que sea que Ud. tiene que hacer si desea desempeñarse al máximo de su habilidad. Hay diferentes condiciones para diferentes profesiones, un buzo de profundidades requiere condiciones distintas de las de un vendedor. Un cirujano requiere condiciones físicas distintas de las de un obrero de la construcción. El Presidente Ejecutivo de una empresa tiene requerimientos distintos a los de un mesonero.

A la condición física debemos agregar las condiciones mentales, y morales.

El énfasis que yo hacía a mis equipos sobre el condicionamiento era integral, no solamente físico. Algunos creían que mis jugadores sólo estaban en mejores condiciones físicas que nuestros contrarios, lo cual era posible, pero ellos también tenían unas condiciones mentales y emocionales superiores.

Lo que Ud. debe hacer es identificar las condiciones que su trabajo requiere que se tengan, y lograrlas. Sin un condicionamiento apropiado en todas las  áreas, se quedará  corto en su potencial.

Es imposible alcanzar y mantener condíciones físicas apropiadas sin alcanzar primero la condición mental y moral que se necesita.

EL DECIMO PRIMER BLOQUE: DESTREZA

En el núcleo central de la Pirámide está la Destreza. Ud. debe saber lo que hace y debe estar en capacidad de hacerlo rápida y apropiadamente.

En UCLA tuve jugadores que podían ser grandes encestadores, pero que no lograban tirar a la cesta así que no podían ayudar al equipo. También tuve muchos que lanzaban tiros de todas partes, pero que no tenían la puntería necesaria. Ud. necesita ambos; la habilidad de hacer las cosas rápidamente, pero también de hacerlas apropiadamente.

Destreza es ser capaz de desempeñar todo su trabajo, no solamente parte de él. Esto es cierto así Ud. sea un atleta o un abogado, un cirujano o un representante de ventas, o lo que sea. Ud. debe

estar en condiciones de hacer las cosas rápida y apropiadamente. Eso es destreza. Soy una persona que valoro enormemente la experiencia, pero siempre preferí gran destreza y poca experiencia que mucha experiencia y poca destreza.

EL DECIMO SEGUNDO BLOQUE: ESPIRITU DE EQUIPO

El último bloque en el tercer nivel es el Espíritu de Equipo. Lo que esto significa es pensar en los demás. Significa diluirse en el grupo para el beneficio del grupo. Significa que uno no solamente va a estar dispuesto sino deseoso por sacrificar su propio interés personal por la gloria y el bienestar de todos.

Hay una diferencia profunda entre disposición y deseo. Un prisionero en grilletes podrá estar dispuesto a romper rocas para evitar el castigo ... pero ¨cuán deseoso está de hacerlo?

Por supuesto que todos queremos hacerlo bien y recibir reconocimiento individual. Eso está bien si Ud. pone sus habilidades a disposición de su equipo, cualquiera que sea su equipo: en los deportes, en los negocios, en la familia o en la comunidad.

EL DECIMO TERCER BLOQUE: CARACTER

Cerca del pináculo de la Pirámide están el Carácter y la Confianza. Tengo la convicción que estos dos bloques funda mentales de la estructura son el resultado natural de la calidad personal que le hemos puesto a los otros niveles. El Carácter y la Confianza son el resultado esperado de todo el grupo de bloques que hemos ido construyendo.

Por eso es que es tan importante el orden de los niveles, y de los bloques que lo constituyen. Estoy absolutamente convencido que carácter y confianza no pueden surgir hasta que el resto de los bloques estén en su sitio.

Mi definición de car cter es muy sencilla: Sea Ud. mismo. Ud. no tiene que actuar. Ud. no tiene que simular ser lo que Ud. no es. Ser quien uno es estar cómodos con nosotros, con lo que somos, y ese equilibrio nos permite funcionar cerca de nuestro nivel de competencia.

Uno comprende que el objetivo no es satisfacer lo que todo el mundo espera de Ud. sino lo que Ud. espera de Ud. Concéntrese 100% a ser lo mejor que Ud. es capaz de ser. Lograr esto exige carácter.

EL DECIMO CUARTO BLOQUE: CONFIANZA

La Confianza es un aspecto esencial. Ud. debe creer en Ud. si espera que los demás crean en Ud.

Sin embargo, el car cter y la confianza que Ud. transmite es el resultado de haberse preparado adecuadamente. (Recuerde que no prepararse es prepararse para fracasar). Cada bloque se apoya en los otros. Cuando todos están en su lugar, carácter, el sentido de equilibrio y la confianza son el resultado esperado. No es posible forzar que esto pase, ello sucede naturalmente cuando existe una prepa ración adecuada.

EL DECIMO QUINTO BLOQUE: GRANDEZA COMPETITIVA

¨Qué entendemos por Grandeza Competitiva? Es estar en capacidad de rendir al máximo cuando el máximo es lo que se necesita. Es disfrutar del reto cuando las cosas se ponen difíciles, inclusive cuando se ponen muy difíciles.

Los verdaderos ases de la competencia saben que existe una euforia de estar involucrado en algo que significa un reto importante. Ellos no le temen, la buscan. No existe placer en hacer algo que cualquiera puede hacer, algo corriente, ordinario, fácil. Sin embargo, la mayoría de las cosas que hacemos en nuestra vida son sumamente sencillas. Cualquiera puede hacerlas. Ellas no le van a brindar la excitación que nace de estar involucrado en algo que reta su cuerpo, su mente y su espíritu.

Las personas con espíritu de alta competencia aman el reto, ellos saben que el reto les brinda la oportunidad para hacer lo mejor que pueden.

Esta excitación y la forma como se canaliza hace la Grandeza Competitiva.

EL CEMENTO: PACIENCIA Y FE

La Paciencia y la Fe están presentes a todo lo largo de la pirámide y son como el cemento que permite mantenerla unida.

PACIENCIA: La mayoría de nosotros somos impacientes. A medida que maduramos, pensamos que sabemos másy que las cosas deberían suceder más rápidamente.

Paciencia es la virtud de prepararse para cualquier realización de significado. Toma tiempo crear la excelencia, si pudiera hacerse rápidamente, muchos más pudieran hacerlo.

La comida que Ud. pide en un sitio de comida rápida puede ser barata, puede ser rápida, hasta pueda que sepa bien, pero nunca será lo que pudiéramos llamar: "Una experiencia gastronómica digna de recordar". Las cosas buenas toman tiempo y eso requiere paciencia.

Grandeza Competitiva requiere paciencia. Excelencia requiere paciencia, pero sobre todo, el éxito requiere paciencia.

FE: También creo que uno debe tener fe en que las cosas van a suceder como debe ser. Tomen conciencia que no estoy diciendo que necesariamente las cosas van a pasar como queremos. Sin embargo, debemos creer que las cosas van a suceder como deben si hemos hecho lo que debemos. Con eso sí podemos estar conformes.

LA CIMA:

En la parte más alta de la Pirámide está la cima. En la nuestra la cima es el éxito. Por sobre los bloques de Grandeza Competitiva y más allá de la Paciencia y la Fe, representando la culminación de todas las cualidades presentes abajo, está el éxito.

El verdadero éxito se logra sólo a través de la satisfacción de saber que hicimos todo lo que pudimos, dentro de las limitaciones de nuestras habilidades, para transformarnos en lo mejor que somos capaces.

El éxito no es perfección. Es imposible lograr la perfección, pero intentar alcanzar la perfección es la meta.

El éxito es hacer el 100% de esfuerzo a través de nuestra mente, de nuestro cuerpo, de nuestra alma.

Como entrenador, o profesor, o como líder, Ud. debe llevar a sus seguidores al más alto nivel de competencia y entonces enfrentar el verdadero reto de agruparlos en un equipo. Esto no es nada fácil; la Pirámide les enseña una forma de hacerlo. Lo que es más importante es darnos cuenta que el éxito está  bajo nuestro propio control, no de nuestros jueces, o de nuestros oponentes, o de nuestros críticos, o de cualquiera. Es su decisión y es una decisión que Ud. debe tomar, la oportunidad de determinar su propio éxito.