AUTONOMÍA

LUCHEMOS POR LA AUTONOMIA UNIVERSITARIA
LOS PROFESORES UNIVERSITARIOS ANTE EL PELIGRO DE LA
INTERVENCIÓN DE LAS UNIVERSIDADES
Para apoyar este documento, envía tu nombre y cédula a:
mscembo@usb.ve

Click botón derecho del ratón para guardar al disco

PUBLICACIONES
CADD
AUTONOMÍA

HOME

 
LUCHEMOS POR LA AUTONOMÍA UNIVERSITARIA
LOS PROFESORES UNIVERSITARIOS ANTE EL PELIGRO DE LA
INTERVENCIÓN DE LAS UNIVERSIDADES

 

El año de 1958, que marca el nacimiento del proceso democrático del país, es de profunda trascendencia en la vida de la universidad venezolana, ya que es promulgada la Ley de Universidades que le confirió la autonomía a las universidades existentes para ese momento. En su artículo primero esa Ley señala, que la universidad", es fundamentalmente una comunidad de intereses espirituales que reúne a profesores y estudiantes en la tarea de buscar la verdad y afianzar los valores trascendentales del hombre".

Durante la vigencia del sistema democrático se han creado 37 universidades para un total de 42 en el momento actual, 21 públicas y 21 privadas. Algunas de las públicas que entraron en funcionamiento en ese lapso, han obtenido la autonomía pero hay otro denso grupo catalogadas de Experimentales en las cuales, aunque en principio la designación de sus directivos era potestad del Ministerio de Educación, se fueron desarrollando en la gran mayoría de ellas procesos internos para que fueran elegidos por el claustro universitario. Esto implicó una excepcional lucha para hacer realidad lo que formó parte de la autonomía universitaria desde el origen de esas corporaciones: la elección de sus autoridades.

Sin embargo, durante la gestión del presente gobierno, han acaecido hechos graves que implican un evidente retroceso y deterioro de lo logrado y que lesionan gravemente la autonomía. Concretamente, han sido intervenidas siete de nuestras universidades experimentales. Se han nombrado autoridades por parte del Gobierno y se han impedido las elecciones, sin que hasta el momento se haya restaurado, por medio de comicios, el régimen autonómico.

Por otro lado, se intentó la intervención de la Universidad Simón Bolívar, lo que afortunadamente fue enfrentado y evitado por la colectividad de esa institución y se generaron atentados de extrema peligrosidad contra la autonomía de la UCV por medio de grupos violentos que contaron con el apoyo de sectores gubernamentales, lo cual también fue contrarrestado por la inmensa mayoría de la comunidad ucevista.

Esta política antiautonómica del Gobierno se ha intensificado ahora, cuando en el contexto del paro cívico nacional se produjo la participación de sectores profesorales y estudiantiles en una acción contra un gobierno, que ha tratado de cercenar las libertades democráticas y que utiliza un lenguaje agresivo, acompañado de manifestaciones violentas por parte de sectores que lo apoyan.

La respuesta fue, en principio, la de intimidar a las autoridades y a las comunidades universitarias y utilizar desde las altas esferas del régimen, el chantaje de no suministrarles los recursos si no ocurría la reanudación inmediata de las actividades. Posteriormente, se ha hecho manifiesto también algo verdaderamente insólito: una Oficina Técnica del CNU (OPSU), que no tiene cualidad legal para impartir órdenes a los rectores, ha impedido el ingreso de la totalidad del presupuesto pertinente aprobado, y con la intención de querer humillar a la institución exige listas de asistentes para efectuar el desembolso, lo que específicamente es, además de una demanda perversa, una flagrante violación a la autonomía, ya que de acuerdo a la ley de universidades vigente, la universidad tiene "autonomía económica y financiera para organizar y administrar su patrimonio".

Estas maniobras nunca se habían visto en la historia democrática del país ante paros universitarios, incluso en la ocasión de la más larga huelga universitaria de Venezuela, la ocurrida en la UCV en 1988.
Por estas razones, rechazamos de manera categórica las agresiones de que es objeto la autonomía universitaria y hemos decidido constituir un amplio frente en su defensa en estos momentos de peligro real para su vigencia. Expresamos así, nuestro firme propósito de impedir el atropello que se intenta ejercer sobre ella y de enaltecer su determinante influencia en la trayectoria de las universidades, plena de realizaciones y de luchas por la libertad y la democracia. Enfatizamos de esta manera, que el régimen autonómico debe seguir siendo, con mayor vigor en estas circunstancias, el soporte esencial que le permita a la universidad venezolana mantener y ampliar su noble condición de centro de excelencia y de pensamiento crítico, que hoy más que nunca, requiere nuestra sociedad en este dramático acontecer de su historia.


Para adherir tu firma a este documento, envía tu nombre y cédula a:
mscembo@usb.ve

USTED ES EL VISITANTE #