El Proceso Enseñanza-Aprendizaje

a la Luz de la Neurociencia

(Aprender con todo el Cerebro)

Dr. Miguel Martínez Miguélez.

 

 

Hace poco más de un año, el Congreso Norteamericano emitió una Resolución por medio de la cual designó la década del 90 como "década del cerebro", y destinó más de 500 millones de dólares para el estudio de la Neurociencia durante ese año. Actualmente se realizan más de medio millón de investigaciones anuales sobre el cerebro.

¿Qué aportes nos ofrecen la neurofisiología, la neuroquímica, la neurocirugía, la neurofarmacología y la neuropsicología en la comprensión de la dinámica y éxito del proceso enseñanza-aprendizaje?

El estudio integrado de estas ciencias hace constatar que cuando la enseñanza coordina armónicamente los tres lóbulos básicos del cerebro (hemisferio izquierdo, hemisferio derecho y sistema límbico), el aprendizaje puede duplicarse, triplicarse, cuadruplicarse y hasta quintuplicarse, dependiendo del nivel de orquestación didáctica puesto en práctica por el docente

 

I. Algunos Datos sobre el Cerebro

· Los conocimientos que especifican la naturaleza constitutiva del cerebro humano son todos muy sorprendentes, aparentemente increíbles y casi imposibles de imaginar. Veamos sólo algunos de ellos:

· El cerebro tiene sólo el 2% del peso del cuerpo, pero consume el 20% de su energía, de su oxígeno.

· Está compuesto por unos 10 a 15 mil millones de neuronas, cada una de las cuales se interconecta con otras por un número de sinapsis que va de varios centenares a más de 20.000, formando una red estructural que es unas 100 veces más compleja que la red telefónica mundial.

· Una estimación modesta de la frecuencia de impulsos entre los dos hemisferios supera los 4000 millones por segundo, 4000 Megahertz (MHz), (Eccles, 1980, p. 366), cuando las computadoras más sofisticadas se acercan ahora a los 80 ó 100 MHz.

· De esta manera, la velocidad de procesamiento de información del sistema nervioso no consciente supera toda posible imaginación humana, siendo de uno a diez millones de bits (unidades de información) por segundo (Hainer, 1968), lo cual equivale a unas 300 páginas de lenguaje de un libro normal.

· Toda experiencia sensorial, consciente o inconsciente, queda registrada en el aparato neuronal y podrá ser evocada posteriormente, si se dan ciertas condiciones propicias; y algo parecido sucede con nuestro conocimiento hereditario inconsciente que constituye una base de potencialidad aun mucho mayor (Popper, 1980, p.136-7).

· Igualmente, la vastedad y los recursos de la mente son tan grandes que el hombre puede elegir, en un instante dado, cada una de las 1040 sentencias diferentes de que dispone una lengua culta (Polanyi, 1969, p. 151).

Estos y otros datos similares nos llevan a concluir que el cerebro humano es la realidad más compleja del universo que habitamos.

Nos podemos preguntar qué sentido o significado tiene, o qué función desempeña, esta asombrosa capacidad del cerebro humano que reside en su ilimitada posibilidad de memoria y en su inimaginable velocidad de procesar información. Nuestra respuesta es que esa dotación gigantesca está ahí, esperando que se den las condiciones apropiadas para entrar en acción.

 

II. Dinámica del Cerebro

 

El gran neurólogo y neurocirujano Wilder Penfield (1966) llama áreas comprometidas a aquellas áreas del córtex que desempeñan funciones específicas; así, las áreas sensoriales y motoras están comprometidas desde el nacimiento con esas funciones, mientras que las áreas dedicadas a los procesos mentales superiores son áreas no comprometidas, en el sentido de que no tienen localización espacial concreta, y su función no está determinada genéticamente. Penfield hace ver que mientras la mayor parte de la corteza cerebral de los animales está comprometida con las funciones sensoriales y motoras, en el hombre sucede lo contrario: la mayor parte de su cerebro no está comprometida, sino que está disponible para la realización de un futuro no programado.

El hemisferio izquierdo, que es consciente, realiza todas las funciones que requieren un pensamiento analítico, elementalista y atomista; su modo de operar es lineal, sucesivo y secuencial en el tiempo, en el sentido de que va paso a paso; recibe la información dato a dato, la procesa en forma lógica, discursiva, causal y sistemática y razona verbal y matemáticamente, al estilo de una computadora donde toda "decisión" depende de la anterior; su modo de pensar le permite conocer una parte a la vez, no todas ni el todo; es predominantemente simbólico, abstracto y proposicional en su función, poseyendo una especialización y control casi completo de la expresión del habla, la escritura, la aritmética y el cálculo, con las capacidades verbales e ideativas, semánticas, sintácticas, lógicas y numéricas.

El hemisferio derecho, en cambio, que es siempre inconsciente, desarrolla todas las funciones que requieren un pensamiento o una visión intelectual sintética y simultánea de muchas cosas a la vez. Por ello, este hemisferio está dotado de un pensamiento intuitivo que es capaz de percepciones estructurales, sincréticas, geométricas, configuracionales o gestálticas, y puede comparar esquemas en forma no verbal, analógica, metafórica, alegórica e integral. Su manera de operar se debe, por consiguiente, a su capacidad de aprehensión estereognósica del todo, a su estilo de proceder en forma holista, compleja, no lineal, tácita, simultánea y acausal. Esto le permite orientarse en el espacio y lo habilita para el pensamiento y apreciación de formas espaciales, el reconocimiento de rostros, formas visuales e imágenes táctiles, la comprensión pictórica, la de estructuras musicales y, en general, de todo lo que requiere un pensamiento visual, imaginación o está ligado a la apreciación artística.

La velocidad de trabajo y procesamiento de información de ambos hemisferios es totalmente diferente: mientras el sistema nervioso racional consciente (hemisferio izquierdo) procesa apenas unos 40 bits (unidades de información) por segundo, la plena capacidad de todo el sistema nervisoso inconsciente (asentado, en su mayor parte, en el hemisferio derecho, el cerebelo y el sistema límbico) alcanza de uno a diez millones de bits por segundo (Hainer, 1968).

John Eccles (1980), Premio Nóbel por sus descubrimientos sobre transmisión neurológica, estima que el cuerpo calloso está compuesto por unos 200 millones de fibras nerviosas que cruzan por él de un hemisferio a otro, conectando casi todas las áreas corticales de un hemisferio con las áreas simétricas del otro, y que, teniendo una frecuencia de unos 20 ciclos cada una, transportan una cantidad tan fantástica de tráfico de impulsos en ambas direcciones que supera los 4000 millones por segundo, 4000 Megahertz. Este tráfico inmenso, que conserva los dos hemisferios trabajando juntos, sugiere por sí mismo que su integración es una función compleja y de gran trascendencia en el desempeño del cerebro.

Interacción en el sistema cognitivo-afectivo.

De una importancia capital es la relación entre el sistema límbico o lóbulo límbico y el neocórtex prefrontal, es decir, entre el sistema emotivo y el cognitivo, unidos a través de una gran red de canales de circulación en ambas direcciones. El sistema límbico abarca un ensamblaje extremadamente complejo de estructuras, cuya plena comprensión, tanto estructural como funcional, no ha sido aún alcanzada. Sabemos, sin embargo, muy bien que el sistema límbico da un colorido emocional cambiando en gran medida las percepciones conscientes y, viceversa, que, mediante la corteza prefrontal (sistema consciente), el sujeto ejerce una influencia de control sobre las emociones generadas por el sistema límbico. Es más, hoy día se avanzan teorías que los consideran como un solo sistema, la estructura emocional-cognitiva, ya que hay vías de complicada circulación que van desde las entradas sensoriales al sistema límbico y luego, de ahí, al lóbulo prefrontal, regresando de nuevo al sistema límbico y, posteriormente, una vez más, al lóbulo prefrontal.

Nauta (1971), un gran estudioso de la relación entre los sistemas prefrontal y límbico, señala que el estado interno del organismo (hambre, sed, miedo, tensión, angustia, rabia, placer, alegría, etc.) se indica a los lóbulos prefrontales desde el hipotálamo, los núcleos septales, el hipocampo, la amígdala y demás componentes del sistema límbico, a través de una gran red de vías y circuitos que llevan intenso tráfico de información; el córtex prefrontal sintetiza toda esta información emotiva, sentimental y apetitiva y traza, luego, una guía adecuada de conducta. De esta manera, los estados afectivos adquieren una importancia extraordinaria, ya que pueden inhibir, distorsionar, excitar o regular los procesos cognoscitivos, conclusión ésta que deberá cambiar muchas prácticas antieducativas, que no se preocupan de crear el clima o atmósfera afectivos necesarios para facilitar los procesos de aprendizaje y el fomento y desarrollo de la creatividad.

Armonía entre las diferentes partes del cerebro.

Quizá, la falla mayor de nuestra educación haya consistido en cultivar, básicamente, un solo hemisferio, el izquierdo, y sus funciones racionales conscientes, descuidando la intuición y las funciones holistas y gestálticas del derecho, e, igualmente, marginando la componente emotiva y afectiva y su importancia en el contexto general. Así, mientras en un nivel llevamos una existencia que parece racional y cuerda, en otro nivel estamos viviendo una existencia rabiosa, competitiva, miedosa y destructiva. La armonía entre las tres partes del cerebro, entre las tres estructuras fundamentales Ähemisferio izquierdo, derecho y sistema límbicoÄ , su equilibrio y sabia orquestación deberá ser un objetivo fundamental de nuestra educación moderna.

Aunque la actividad del hemisferio derecho es totalmente inconsciente debido a su alta velocidad, tiene, no obstante, una especie de reverberación en el izquierdo. De este modo, la mente consciente, que actúa sólo sobre este hemisferio, puede, sin embargo, tener un acceso indirecto prácticamente a toda la información que le interesa, en un momento dado, del hemisferio derecho. Por esta razón, ambos hemisferios tienen una estructura y desarrollan actividades especializadas, pero que se complementan; en efecto, muchas funciones de codificación, almacenamiento y recuperación de información dependen de la integración de estas funciones en ambos hemisferios.

Exploración del contenido de los módulos abiertos.

En esta actividad, la mente actúa remota y lentamente, sin potencia coercitiva, sobre una amplia extensión de módulos de la corteza cerebral, en los cuales está codificada la información: aunque necesita aproximadamente sólo un milisegundo la transmisión de una neurona a otra, la mente autoconsciente emplea, sin embargo, unos 800 milisegundos para ejecutar una orden. Este tiempo, relativamente largo, de incubación lo emplea en sondear la disposición y contenido de los módulos abiertos o que tengan cierto grado de apertura, es decir, que sintonizan con sus intereses actuales; pero, a través de su acción sobre los módulos abiertos, puede influir sobre los cerrados que tengan cierta semejanza de contenido, y al actuar sobre todos estos módulos del hemisferio izquierdo, consciente, puede sondear también el contenido de los módulos del derecho, inconsciente, e incorporar e integrar su riqueza y significación propia.

Desarrollo de las neuronas en el tiempo apropiado.

Son muchos los autores e investigadores que han demostrado que la falta de desarrollo estructural lleva luego a una incapacidad funcional. Sperry lo especifica en los siguientes términos: "muchos elementos internos de nuestro cerebro se activan solamente con operaciones muy específicas y, si estas actividades no se realizan (de una manera particular durante las etapas del desarrollo cuando las neuronas y sus sinapsis dependen mucho del uso), las neuronas involucradas pueden sufrir un proceso regresivo, dejando profundas deficiencias funcionales en su maquinaria integradora" (Bogen, 1976). Esto explicaría tantos hechos y constataciones de "desventajas culturales", es decir, de personas cuyas potencialidades han quedado sin desarrollar por falta de una "escolaridad apropiada".

III. Principios básicos para aumentar el aprendizaje.

Aunque desconocemos cuál es lo máximo que puede lograr la mente humana, ya que parece algo sin límites, por lo que calculan las investigaciones más recientes, es de tal magnitud que el hombre normal y corriente sólo desarrolla entre el 5% y el 7% de sus posibilidades. Sin embargo, este porcentaje se puede hasta quintuplicar en condiciones óptimas de orquestación didáctica, es decir, tratando de optimizar la intervención de los tres cerebros en un equilibrio armónico y de acuerdo a la materia, disciplina, asignatura o programa a enseñar. Lincoln decía que si le daban doce horas para talar el bosque, diez las emplearía en afilar el hacha.

Las condiciones óptimas de orquestación didáctica se lograrán en mayor o menor nivel en la medida en que se sigan más o menos fielmente los principios básicos que se señalan a continuación:

 

1. Creación de un clima emocional óptimo para el aprendizaje.

Este clima o atmósfera emotiva óptima se da cuando el docente logra en su clase un ambiente de alegría y felicidad, con ausencia de tensión, de estrés, de amenaza y de ansiedad. El mismo Einstein dijo que "el arte más importante de un maestro es saber despertar en sus alumnos la alegría de conocer y crear". Si este ambiente no se da, el sistema endocrino-vegetativo y el sistema límbico inhiben gran parte de la actividad mental del córtex prefrontal y dedican su energía ideando y haciendo todo tipo de combinaciones asociativas con el fin de protegerse de la inseguridad que se experimenta.

La serenidad y paz emocional, en cambio, crea las condiciones para una tranquila actividad mental, intelectual-mnemónica y creativa, libre de la tensión que agota y consume un alto nivel de energía. Generalmente, la tensión proviene de la falta de confianza en sí mismo, en la propia capacidad para entender, memorizar y utilizar el contenido de una explicación.

En efecto, parece que el mayor obstáculo que se opone a la expansión y uso de la mente reflexiva, lo que más inhibe su capacidad y dinamismo, es la falta de fe en nosotros mismos, ya que una gran confianza en uno mismo y en la propia capacidad elimina esos constreñimientos mentales que imposibilitan, a nivel neurofisilógico cerebral de los engramas, el flujo de ideas y sus relaciones.

La desconfianza en la propia capacidad y la baja autoestima no tienen ninguna base firme, pues, como señalamos, todo ser humano tiene una capacidad inmensamente mayor de la que utiliza ordinariamente. Por ello, todo docente debiera repetir frecuentemente a sus alumnos que lo que les sobra es capacidad para comprender lo que se va a explicar, pero hay que ponerla en acción. Ahora bien, esta puesta en acción depende del clima emocional que él logra establecer.

El profesor que dice, por ejemplo, que su materia es muy difícil, que muy pocos alumnos le entenderán, que la mayoría fracasará, crea el clima exactamente contrario. Lo mismo hace el que pone problemas insolubles, el que prepara un examen que comienza con los problemas, ejercicios o preguntas más difíciles (ya que frustran o desestimulan) y, sobre todo, el que es considerado por los alumnos como injusto. Estos docentes no serían facilitadores del aprendizaje, sino dificultadores del mismo. El que acelera el carro y al mismo tiempo lo frena, no lo mueve.

Cuando no hay razones, en cambio, para temer ni angustiarse, toda esa maravillosa energía mental, que tiene ocupada gran parte del cerebro en defensas inútiles y frustrantes, se dirige a la captación de lo que se enseña. Es algo parecido a la situación que tiene un país siempre en guerra con sus vecinos y, de pronto, hace las paces y dedica a su desarrollo todo el enorme gasto que dedicaba a la defensa y a la guerra.

Evidentemente, es conveniente señalar que no se puede instalar este clima de un día para otro. Unos alumnos acostumbrados a vivir en tensión, con baja autoestima y desconfianza de sí mismos, con miedo y con complejos de incapacidad intelectual, irán cambiando a medida que vivan otro clima.

 

2. Presentación orgánica del contenido de las materias.

Toda asignatura está formada por un cuerpo orgánico de conocimientos de tipo piramidal o cónico, o de árbol invertido. En la cima están los conceptos e ideas más amplios, inclusivos o comprehensivos y, hacia abajo, los más detallados.

El sistema cognitivo humano procesa y almacena los nuevos conocimientos adquiriendo primero las ideas más generales y amplias y diferenciando después, progresivamente, sus detalles y especificaciones; pero es incapaz de entender algo fuera de su orden lógico. Si nosotros, como docentes, le presentamos un hecho, idea o concepto fuera de su orden lógico, no le queda más remedio que aprenderlo mecánicamente. Pero el aprendizaje mecánico tiene una retención mnemónica muy breve.

Todo alumno necesita ineludiblemente poder guiarse o referirse constantemente, en su proceso de aprendizaje, a ese cuerpo orgánico donde están los conocimientos de cada disciplina. Ese cuerpo orgánico, que da sentido a todo, está en un buen texto o en una buena guía (que imite y sustituya al texto, cosa muy poco común).

El error más grave de un docente, el que tiene las peores consecuencias y explica el bajo rendimiento generalizado en muchas materias, es el creer que se puede enseñar una materia en forma inorgánica, a retazos y a base de unos "apuntes" que, además de ocupar mucho tiempo para copiarlos, necesariamente son incompletos, que los alumnos copian con errores y sin poder atender a la explicación mientras copian; por eso, después, ni siquiera entienden sus propios apuntes. Algunos apuntes podrán complementar un buen texto, añadiendo o corrigiendo algo, pero jamás podrán sustituirlo. La referencia a la totalidad de la materia será siempre necesaria para la correcta comprensión. Por otra parte, los recursos didácticos que posee un buen texto (tipos de letras para enfatizar los principios básicos, colores, gráficos, tablas, orden lógico del contenido, problemas modelo bien seleccionados, ejercicios resueltos, etc.), jamás se conseguirán a través de apuntes. El texto, además de permitirle al profesor dedicar la mayor parte del tiempo a lo que más importa (explicación y ejercicios), va habilitando al alumno para independizarse y aprender por su propia cuenta, algo que es indispensable en todo estudiante y en un futuro profesional.

 

3. Exigir plena atención al explicar.

En el momento de explicar un principio, un concepto, una ley o una idea central, el alumno debe estar pendiente con sus cinco sentidos de lo que dice el profesor.

El profesor no debe introducir una idea nueva, sin recapitular antes el contexto donde se inserta, es decir, sin revisar, aunque sea rápidamente, la rama del árbol a que pertenece el nuevo conocimiento. Esta parte, ordinariamente, se ha estudiado en las clases anteriores. Por ello, será fácil recordarla.

Si el clima emocional es el que se señaló en el Nº 1, si la recapitualción en clara y si la atención es completa, la comprensión del nuevo conocimiento será rápida y fácil. De todos modos, es conveniente repetir los pasos centrales de la lógica seguida en la explicación.

Evidentemente, un buen docente alterna estos momentos de plena atención, que deben ser breves, con otros, mucho más largos, de ejercicios y trabajos, según el tipo de asignatura.

 

4. Uso de los dos hemisferios cerebrales.

Muchos docentes hacen de su asignatura algo casi imposible de comprender, por usar únicamente actividades del hemisferio izquierdo, utilizando medio cerebro. La gran mayoría de las disciplinas académicas tienen grandes cantidades de conocimientos que se expresan tanto analítica como sintéticamente, es decir, tanto racional y secuencialmente como gráfica y estereognósicamente, siendo casi siempre una forma mejor que la otra. Esto depende mucho del "estilo cognitivo" propio de cada persona. De todos modos, siempre es preferible la integración de las dos formas, ya que una utiliza el proceso consciente y la otra el inconsciente con su inmensa riqueza de información almacenada. Un buen gráfico, diseño, mapa, diagrama, tabla, matriz o cuadro, a colores y proporcional, como se encuentran en los buenos textos, permite una comprensión rápida y cabal de muchas realidades imposibles de captar numérica, secuencial, racional o verbalmente. Por ello, el buen docente trata siempre de hacer visualizable lo que expresa racionalmente. Como dicen los chinos, una imagen vale tanto como mil palabras. Además, la presentación de ambas formas, no es usar dos formas solamente, sino dos formas y la interacción entre las dos, algo que enriquece enormemente a cada una.

 

5. Aprender descubriendo y creando.

La gran riqueza de nuestra cultura, de los conocimientos alcanzados por la humanidad, debemos transmitirlos a las nuevas generaciones. Esos conocimientos son los que dan origen a los programas respectivos y los que ponemos en poderosas síntesis orgánicas en los libros de texto. En estos programas se le da prioridad a los conocimientos generales que mayor relación tienen con la vida cotidiana, dejando para la universidad los conocimientos específicos propios de cada profesión. Este es un criterio básico y fundamental y jamás debe ser sustituido por lo que más nos gusta a nosotros como profesores.

Sin embargo, también debemos habilitar a nuestros alumnos para que descubran nuevos conocimientos. Y el mejor modo de lograrlo es haciéndoles descubrir por su propia cuenta algunos conocimientos ya existentes, a través los trabajos de investigación. Estos conocimientos deben ser muy bien seleccionados, para que sean estimulantes, estén a su alcance y dentro de lo posible y para que sean ellos, y no sus padres (o los amigos de sus padres), quienes los realicen.

La puesta en práctica de estos 5 principios básicos reducirá, por un lado, el trabajo general del docente, y, por otro, le dará la gran satisfacción de que sus alumnos sabrán mucha más matemática, física, química, etc. y, sobre todo, creará un sentimiento de aprecio y admiración hacia ellos.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Bogen J.E.-Bogen G.M. (1976). Creativity and bisected brain. En Rothenberg-Hausman.

Eccles J.C. (1975). El cerebro: morfología y dinámica. México: Interamericana.

Eccles J.C.-Popper K. (1980). El yo y su cerebro. Barcelona: Labor.

Hainer R. (1968). "Rationalism, pragmatism, and existentialism". En Glat E.-Shelly M.,The research Society, Nueva York,: Gordon and Breveh.

Martínez M. (1982). La psicología humanista: fundamentación epistemológica, estructura y método. México: Trillas.

---, (1986). "La capacidad creadora y sus implicaciones para la metodología de la investigación", Psicología, (Caracas), 12, N° 1-2, 37-62.

---, (1987). "Implicaciones de la neurociencia para la creatividad y el autoaprendizaje", Anthropos (Caracas), 14, 95-124.

---, (1989). Comportamiento humano: nuevos métodos de investigación. México: Trillas.

---, (1991). La investigación cualitativa etnográfica en educación: manual teórico-práctico. Caracas: Litexsa Venezolana.

---, (1991). La inercia mental en los estudios de postgrado. Argos (Caracas), 14, 63-71.

---, (1992). El proceso creador a la luz de la neurociencia. Congreso Hispanoamericano de investigación educativa. Caracas.

Mountcastle V.B. (ed) (1962). Interhemispheric relations and cerebral dominance. Baltimore: John Hopkins.

Nauta W.J. (1971). "The problem of the frontal lobe: a reinterpretation", J. of Psychiatric Research, 8, 167-187.

Penfield W. (1966). Speech and perception: The uncommitted cortex. En Eccles J.

Polanyi M. (1969). Knowing and being. Londres: Routledge.

Popper K.-Eccles J. (1980). El yo y su cerebro. Barcelona: Labor.

Rothenberg A.-Hausman C.R. (1976). The creativity question. Durham: Duke Univ. Press.

Sperry R.V. (1974). Syndrome of hemispheric deconnection. II Congreso Panamericano de Neurología. Puerto Rico.